lunes, 5 de noviembre de 2018

Capitulo 3 - Serie Warriors #2 (aún sin titulo) - E.P.Rod (proyecto personal)


CAPITULO 3 

(MARCUS) 

3 años y todavía dolía. 

No sabía que era lo que esa chica me había hecho, pero cada vez que la recordaba mi corazón se estremecía de dolor. Habían sido pocos los días en que se conocieron, pero la conexión estuvo ahí, pero también para Lyon, su Frater, su hermano de armas. 

lunes, 29 de octubre de 2018

Capitulo 2 - Serie Warriors #2 (aún sin titulo) - E.P.Rod (proyecto personal)

CAPITULO 2

(Marissa) 

Llegamos a mi nuevo apartamento, pero Mel se va pronto debido a los preparativos de su fiesta de compromiso. Gracias a ella están todas mis cosas aquí. Hace tres años había dejado todo guardado en un almacén, pero al llamar a Mel ella se ha encargado de que todo esté aquí y me ha dejado arreglando lo necesario. La sala, el comedor, la cocina y hasta la habitación está en su lugar. Pocas cajas, que creo son solo adornos y ropa están en el salón. Abro una de ellas y encuentro varios portaretratos con fotos de mi familia. Las guardo y cierro la caja. Me la llevo a otro cuarto. Se quedarán aquí por un tiempo. Aun no estoy lista, todavía duele. 

Abro las demás cajas y comienzo a ordenar un poco. De esta forma dejo de pensar y mantengo el poco control que me queda. Siempre he sido así desde pequeña, cuando siento que estoy perdiendo el control, especialmente de mis emociones, ordeno. Arreglo el cuarto, cambio de lugar las cosas, simplemente ordeno. Me relaja y me da una sensación de control. Es una compulsión, pero ayuda. 

Me cambio de ropa por algo más cómodo y salgo un momento a la tienda de la esquina para comprar lo necesario para pasar estos días hasta hacer una compra mas grande en el supermercado el fin de semana. El sector sigue siendo igual de tranquilo a pesar de que es de noche. 

El sonido de un auto a alta velocidad me hace parar antes de cruzar la calle. Un range rover completamente negro, de seguro blindado, pasa frente a mi levantando una ventisca por la velocidad a la que va. Nunca había visto un auto así. Talvez sea de la policía, aunque no tenia sirenas. 

Dejo de imaginarme cosas en mi cabeza, que por un momento vuela con la imaginación. Pensando que talvez son unos gansters los que iban en ese auto o talvez ladrones que huyen de la policía. Ya en la tienda compro lo necesario y hago el camino de vuelta. Miro hacia la esquina de mi edificio a grupo de chicos. Paso junto a ellos rápidamente. 

- ¿Te gusta lo que ves? – me grita uno de ellos 

- No seas idiota, ella no puede vernos – le golpea en el hombro uno de sus compañeros. 

Me detengo y regreso a verlos, mirándoles con incredulidad. 

- ¿O si? – pregunta el mismo chico, dirigiéndose a mi. 

- Estan en plena calle, por supuesto que les veo. – respondo sin poder detenerme - Deberian dejar de drogarse, ya están perdiendo la percepción de las cosas. 

Entro en mi edificio, dejándoles con la palabra en la boca. De seguro estan tan colocados que ni siquiera saben quienes son. Las cosas de verdad han cambiado ya no es el mismo sitio de hace tres años. 

(Lyon) 

Llegamos en tiempo record, cortesía de Nickolai. Pero la ocasión lo ameritaba. En el camino había llamado al Scholeio informando la situación y al llegar el personal medico y una camilla ya estaba lista frente al edificio principal. 

El Scholeio era un centro de entrenamiento para los jóvenes que querían llegar a ser Warriors, cada vez que los jóvenes de nuestra especie cumplían 20 años, hombres y mujeres, tenían la decisión de servir a su especie haciendo un entrenamiento en uno de los Scholeios o podían tener una vida normal y unirse a la sociedad siguiendo las reglas tanto humanas como las de la especie. 

Al ser un lugar donde Warriors y jóvenes guerreros vivían y ya que nunca nos salvábamos de que alguien saliera herido en el entrenamiento o en el campo de batalla cuando hacíamos nuestras rondas, y luego del gran ataque que tuvimos años atrás, Adriel, uno de los ángeles antiguos, había decidido formar un hospital interno en donde cualquiera de nuestra especie podía ser atendido si sufría alguna herida leve o de gravedad. 

- Esto si que es una novedad, una humana - dijo la Dra. Janice luego de colocar a nuestra visitante en la camilla – No quiero inmiscuirme, pero esto me recuerda algo – me dirigió una mirada llena de pena. 

Era verdad, esta situación también me recordaba algo o mejor dicho a alguien. Eva. 

- Doc.… ella necesita ayuda y este era el lugar mas cercano 

- Lo sé – volvió su atención a sus ayudantes – muchachos ya saben que hacer. Vamos 

Con eso todos se dirigieron al ala este del edificio principal donde funcionaba el hospital. Janice se detuvo y se volvió hacia donde Nickolai y yo nos quedamos parados. 

- ¿No vienen? 

- Luego. Tenemos que informar a Marcus. Iré cuando termine. 

- Ok – se dio la vuelta para ir al hospital 

- ¿Jane? 

- ¿Si? – dijo deteniéndose al escuchar su nombre 

- Cuídala 

Asintió y me dio una pequeña sonrisa. Luego dio vuelta y se fue corriendo hacia el hospital.

jueves, 25 de octubre de 2018

Capitulo 1 - Serie Warriors #2 (aún sin titulo) - E.P.Rod (proyecto personal)

CAPITULO 1


He vuelto. 

Aunque el tiempo ha pasado, tres años para ser mas exactos, las calles son las mismas. Todo el paisaje que veo a mi alrededor es el mismo. 

Nada ha cambiado. 

Bueno… no todo. 

Ahora soy mas segura de mi misma. Mis pasos son mas firmes y mi cabeza está en alto. Siento que puedo comerme el mundo. Y se que lo puedo hacer. 

Prólogo - Serie Warriors #2 (aún sin titulo) - E.P.Rod (proyecto personal)



Prólogo

Todo daba vueltas a mí alrededor. El dolor en todo mi cuerpo me dejaba sin respiración, y con cada paso mi visión se nublaba. Cada uno de mis músculos reclama atención. Los golpes, la sangre. 

Comenzaba a sentir cada golpe de mi cuerpo.

A cada segundo la oscuridad me atrapaba cada vez más.

Destellos aparecen a lo lejos. No… no destellos… Luces… si… luces… la carretera… autos…luces… de autos… si llego de seguro alguien me ayuda.

Pero el cansancio, el dolor. La oscuridad me atrapa. Siento mi cuerpo desfallecer.

Cerca, tan cerca… un poco mas, solo… un…paso… m…


------------------------------------

¡Hola ángeles! por falta de tiempo no habia podido actualizar, pero lo prometido es deuda.  Gracias a su apoyo y sus mensajitos para que siga escribiendo, y ya que el primer libro dejó muchos cabos sueltos, aqui estoy de nuevo con ustedes y escribiendo el segundo libro de la serie que empezó como un proyecto personal. Espero me sigan apoyando con este nuevo proyecto como lo vinieron haciendo con el primero!! 🌝 Aqui les dejo el prólogo y a continuacion el primer capitulo. Espero sus sugerencias para el titulo!! Besos¡¡

No se olviden de seguirme
Facebook: https://www.facebook.com/SagasDeLaNoche/
Instagram: https://www.instagram.com/e.p.rod/

y para seguir leyendo las historias sin interrupciones no se olviden de seguirme en las plataformas: 
Wattpad: https://www.wattpad.com/user/eprod21
https://www.wattpad.com/story/86411603-sacrificio-serie-warriors-1 

Litnet: https://litnet.com/es/eprod-u1320949
https://litnet.com/es/book/sacrificio-serie-warriors-1-b99889




viernes, 25 de mayo de 2018

Regresa a mi - Capitulo #2 / E.P.Rod

CAPITULO 2 

El circo había alzado su estructura en el centro del parque central. Alrededor varias carpas formaban una feria llena de juegos y comida que encantaba hasta al más grande de la familia. Habían arreglado el lugar de una manera maravillosa, nunca había visto un circo así. Me alegraba que llegara a la ciudad.

- Vamos, vamos – Jake empezó a halar la mano de mi mamá para que apurase el paso y llegar a la carpa del circo, la más grande de todas con sus rayas blancas y rojas. Al final ninguno de los padres del niño nos habían acompañado. Algo que no era raro, ya que pasaba mas tiempo con mis papás y conmigo que con ellos.

Payasos daban la bienvenida en la entrada y regalaban globos a los más pequeños. La música de feria animaba a la gente y ponía una sonrisa en sus labios. Al llegar a nuestros asientos en las gradas de madera que habían construido alrededor del escenario, miré alrededor. Tenían sala llena. No podía ser tan malo si había tanta gente.

A los pocos minutos la función empezó, sumiendo en un silencio a toda la gente que esperaba ansiosa que empezara.

- ¡Señoras y señores! – gritó una voz grave a través del micrófono, luego una potente luz ilumino el escenario, dejándonos ver a un hombre mayor con un traje rojo con lentejuelas y un sombrero de copa – ¡niños y niñas! – continuó – ¡gente de todas las edades, bienvenidos, que empiece la función!

Las luces del escenario se prendieron y un desfile de artistas nos dio la bienvenida, luego cada uno de ellos empezaron con sus actos. Los acróbatas poniendo a todos con los pelos de punta y el miedo de que caigan desde lo alto de la carpa, los payasos con sus bromas y payasadas haciendo reír a chicos y grandes, los animales amaestrados haciendo trucos y llenándonos de ternura. Todo estaba fantástico, lleno de luces y colores. Mi sobrino no paraba de sonreír de la emoción y ninguno de la familia tampoco.

- ¡Y ahora les presentamos a la reina de la noche! – anunció el maestro del circo – ¡Nieve!

Los aplausos comenzaron a resonar mientras que el tigre de Bengala, blanco brillante con ligeras líneas negras aparecía en escenario junto con dos hombres. Uno de ellos, el mayor, era quien hacia la actuación con el tigre y los trucos, mientras el segundo se quedaba a un lado ayudando cuando se lo pedían. La actuación fue impecable y la música hipnotizante. El tigre parecía tan manso como un gatito, especialmente cuando el más joven se acercaba para darle un bocadillo felicitándola por el trabajo.

La función terminó y comenzamos a salir del lugar. La gente aún se quedaba en las afueras para disfrutar de la feria, mientras más gente comenzaba a hacer fila para cuando empezara la siguiente función.

- ¿Podemos ir a los juegos? – Habló Jake mientras miraba con ilusión a sus abuelos. Asintieron mientras se dejaban guiar por su nieto. Sonreí, ese niño iba a conseguir lo que fuera el día de hoy.

- Voy a ver unas artesanías – dije a mis padres mientras se alejaban.

- ¡No te alejes tanto, nos vemos en la salida a las 7 pm si no nos encontramos! – gritó mi madre quien era arrastrada por el torbellino de su nieto. Asentí con la cabeza, tranquilizándola.

Miré mi reloj de pulsera. Tenía 2 horas para estar explorando por mi cuenta. Caminé por la feria mirando las diferentes mesas puestas en las carpas. En una de ellas, había ordenado collares, anillos y pulseras hechas a mano.

- Hola, ¿te ayudo? – la voz melodiosa de una chica me sacó de mi concentración. Era todo un espectáculo mirarla, desde su cabello lleno de trenzas de colores con un pañuelo color rosa en su cabeza. Llena de collares y manillas de piedras de colores. Y su ropa que constaba de un top negro descolorido junto con una falda larga roja que caía suavemente. Todo su atuendo era extraño, pero a la vez armonioso. Perfecto para ella, se notaba en lo orgullosa y cómoda que se movía.

- Hola – sonreí – solo estaba mirando, gracias.

- Tengo algo para ti, que creo te gustará – la chica se alejo hacia una cajas, buscando algo en ellas.

- Mira – dijo mientras me mostraba un collar de cuentas muy finas plateadas, que terminaban con un colgante de una piedra rosada en forma de corazón. – Esta es especial, la hice yo misma, pero la piedra es autentica, nadie la pulió o le dio esta forma, la hallé en el río como un corazón esperando ser encontrado.

- ¿Puedo? – pregunte señalando al collar

- Claro

Al tocar la piedra una electricidad me recorrió. Era extraño. Muy hermoso. Tenia la sensación de que ese collar lo había visto en otro lado. Pero no podía ser posible.

- Y… ¿Cuánto cuesta? – pregunté mientras seguía mirando la piedra, me tenía encantada.

- ¿Para ti?, nada – le miré por la respuesta

- ¿Nada?

- Me escuchaste bien, nada. Puedes llevártela, esa piedra es tuya – la miré sin entender – verás, llevo muchos años con ella y nunca había tenido esa fuerte necesidad que tengo de entregártela. Las piedras me hablan ¿sabes? Todas ellas – dijo señalando a toda la joyería de su mesa – me dicen que es lo que quieren ser: un collar, una pulsera, un anillo. Esa – señaló a mi mano – me dijo que quería estar en un collar y que quería ser regalada a alguien especial. Cuando llegaste, la escuche desde la caja diciéndome que quería irse contigo.

La miré sin entender nada, pensando en que la chica podía parecer normal, era muy linda y simpática. Pero un poquito loca.

- No puedo aceptarla – dije mientras le extendía la mano para devolver el collar.

- Claro que puedes - tomó mi mano y la cerró alrededor del collar. Tomó mi otra mano y miró mi palma – Un gran amor se cruzará en tu camino, solo debes tener la vista al frente para no cometer el error de perderlo.

- Gracias – sonreí, mientras guardaba el collar en el bolsillo de mi chaqueta.

- De nada, nos vemos pronto – me devolvió la sonrisa de forma enigmática y al segundo se retiraba sin mirar atrás, dejándome más perdida que antes.

----------------------------
Hola ángeles, aquí les dejo el capitulo 2 de esta historia, espero les guste, ¿que será que le espera a nuestra protagonista? espero sus ideas¡¡ Besos¡¡