domingo, 20 de marzo de 2011

CAPITULO 2/ Iron Crowned - Richelle Mead (español)

CAPITULO 2


Me retiré a mi habitación tan pronto como la etiqueta autorizaba, colapsando sobre la cama en el momento que entré. Dorian me había seguido, y yo arrojé un brazo sobre mis ojos, gimiendo


“¿Piensas que la exhibición nos ayudo a ganar más con Ranelle o la asustó?”


Sentí a Dorian sentarse en la cama junto a mí. – “Es difícil decir. Por lo menos, yo no creo que esto volverá a su rey en contra de nosotros. Estamos demasiado aterradores e inestables”


Sonreí y descubrí mi rostro, mirando sus ojos verdes y oro. – “Si tan solo aquella reputación se extendiera a todos los demás. He oído un rumor que la tierra Honeysuckle podría unirse a Katrice. Honestamente, como alguien puede llamar a su reino así y mantener una cara seria esta mas allá de mi”


Dorian se inclinó sobre mí, cepillando ligeramente el cabello de mi cara y arrastrando los dedos por mi mejilla – “Es muy bonita en realidad. Casi tropical. Quiero decir, no es un reino desierto de tierra esteril, pero no esta del todo mal”


Estaba tan acostumbrada a sus burlas sobre mi reino, que había algo casi reconfortante sobre ellos. Sus dedos recorrían por mi cuello y pronto fueron sustituidos por sus labios – “Honestamente, yo no estoy preocupada sobre ese lugar Honeysuckle. Son otros aliados potenciales que me preocupan. Hey, para” – Sus labios se habían trasladado hasta la clavícula y su mano estaba empezando a levantar mi camisa. Me revolví lejos. – “No tengo tiempo”


Levantó la cabeza, arqueando una ceja en sorpresa – “¿Tienes algún lugar en donde estar?”


“Si, en realidad” – suspiré – “tengo un trabajo de nuevo en Tucson. Además, estoy sucia”


Dorian no se desanimó, y volvió a tratar de conseguir mi camisa fuera. – “Voy a ayudar a bañarte”


Yo golpeé con fuerza su mano lejos, pero luego la detuvo de manera que yo podía poner mis brazos alrededor de él y mantenerlo cerca de mí. Yo sabía que él quería algo más que caricias, pero yo no tenía energía. Teniendo en cuenta su naturaleza exigente, me sorprendió que haya consentido a descansar su cabeza en mi pecho, viendo como de sucia y harapienta estaba la camisa


“No te ofendas, pero voy a tomar duchas humanas cualquier día sobre algunos sirvientes cargando agua hasta una tina”


“Tú no puedes irte sin hablar con Ranelle” – señaló – “Y no puedes verla como estas”


Hice una mueca y pasé mi mano por su brillante cabello – “Maldición” – El tenía razón. Todavía estaba mal en esta cosa de ser reina, pero yo sabía lo suficiente sobre las costumbres Gentry para saber que si realmente yo quería la ayuda del rey de Linden, yo tendría que verme y sonar bien. Tanto que hacer. Nunca el suficiente tiempo. Todo tan agotador.


Dorian levantó la cabeza y miró hacia mí – “¿Fue malo?”


Él se refería a la batalla de anoche – “Siempre es malo. Todavía no estoy bien con la gente peleando y muriendo por mí. Especialmente durante un insulto.” Los vivientes sufrieron por esta guerra también. A menudo había refugiados que llegaban a mí en busca de alimento y refugio.


“Su reino está en juego” – él dijo – “Sus casas. Y eso fue más que un insulto. Dejarlo pasar haría parecer a la tierra Thorn débil...como una presa. Sería hacer que se abra a la invasión, que es lo mismo que rendirse a Katrice. Tu gente no quiere eso. Ellos tienen que luchar.”


“Pero, ¿Por qué hacer suya la lucha?”


Dorian me miro como que era una loca tonta – “Porque yo les digo”


Dejé la conversación sin más y llamé a un sirviente para llenar la bañera en la cámara junto a mi dormitorio. Era una tarea tediosa que odiaba que ellos hagan, aunque Dorian sin duda argumente que era su deber. La magia que había heredado de mi tirano padre me dio el control sobre los elementos de la tormenta, por lo que podría haber convocado el agua directamente a la bañera, en lugar de hacer que mis siervos acarreen una cubeta a la vez. La tierra Thorn estaba tan seca, sin embargo, que tirando tanta agua mágicamente pondría el aire del castillo aun más seco y posiblemente mataría a la vegetación circundante.


Los sirvientes tenían su propia entrada a la cámara de baño, y tan pronto como nosotros los escuchamos trasportando y vertiendo agua, Dorian sonrió y me llevo de vuelta a la cama – “¿Ves?” – Él dijo – “Ahora tenemos tiempo”


Dejé de protestar. Y cuando nuestra ropa salió y sentí el calor de sus labios, tuve que admitir a mi misma que yo no me oponía al sexo, no realmente. Esta guerra realmente ponía nuestras vidas en constante riesgo, y él se había preocupado por mí. Teniéndome aquí, la fusión física, parecía asegurarle que yo realmente estaba bien. Y yo tomé alivio en esto también, al estar con este hombre del que me había enamorado contra toda razón. Yo había una vez temido y odiado a los Gentry – y me había tomado mucho tiempo confiar en Dorian.


El sexo era sorprendentemente dócil para nosotros en este momento. Por lo general, nosotros nos encontramos atrapados en un mal, porno sexo, sexo que era un juego de poder y control que yo amaba y sobre el que me sentía sucia. Ahora, me senté encima de él, envolviendo mis piernas alrededor de sus caderas, llevándolo dentro de mí. Un suspiro de felicidad escapó de sus labios, cerrando sus ojos cuando empecé a mover poco a poco mi cuerpo y montarlo. Un momento después, abrió los ojos y sostuvo mi mirada con una expresión de afecto y deseo que un escalofrío me recorrió el cuerpo.


Siempre me sorprendió que él me encontrara tan deseable. Yo había visto a sus pasadas sexy amantes, mujeres voluptuosas, con curvas y reminiscencias de las clásicas estrellas de Hollywood. Mi cuerpo era delgado y atlético de toda la actividad que hice, mis pechos bastante bien en forma – aunque difícilmente calidad de estrella porno. Sin embargo, desde que nosotros nos habíamos convertido oficialmente en una pareja este último par de meses, él nunca había mirado a otra mujer. Era yo a quien él miraba, su mirada hambrienta incluso en los momentos más poco románticos.


Yo incrementé mi ritmo, inclinándome hacia delante y balanceándonos para que más de mi cuerpo se frotara contra el suyo, trayéndome más cerca al orgasmo. Llegué poco después, mis labios separados sin un sonido mientras un dulce éxtasis sacudió mi cuerpo y cada nervio de mi piel parecía encenderse. Me incliné hacia delante, besándolo, dejando que su lengua explore mi boca mientras sus dedos acariciaban mis pezones.


La puerta de la cámara del baño se abrió de repente, Y sacudí mi cabeza en alto mientras un sirviente aparecía – “¿Su majestad? El baño esta listo.” – sus palabras fueron suaves, y ella desapareció tan rápido como había llegado. Mi ser desnudo encima de Dorian no parecía gran cosa para ella – y probablemente, no lo era. Los Gentry tenían morales sexuales mucho más flexibles que los humanos, siendo las muestras públicas muy comunes. Probablemente hubiera sido más extraño para ella, si ella no habría encontrado a sus monarcas inmediatamente en ello a mi regreso.


Esta facilidad sexual no era algo que yo había adquirido, y Dorian lo sabía – “No, no” – él dijo, sintiéndome reducir la velocidad en mi conmoción. Las manos tomando mis senos se trasladaron hasta mis caderas – “Vamos a terminar esto”


Arrastrando mis ojos desde la puerta, volví mi atención hacia él y encontré mi excitación volver. Él me dio la vuelta, no escatimando nada ahora que me había venido. Él empujo su cuerpo dentro del mío, empujando tan rápido y fuerte como pudo. Momentos después, su cuerpo se estremeció, sus dedos excavando en donde se apoderó de mis brazos. Me encantó ver esto suceder, me encantó ver a este petulante y confiado rey perder su control entre mis muslos. Cuando terminó, le dí otro largo y prolongado beso y entonces resbalé encima para yacer a lado de él.


Exhaló en satisfacción, mirándome otra vez con esa mezcla de hambre y amor. El no lo diría, pero yo sabía, él siempre secretamente esperaba que de algún modo, de alguna manera, nuestro hacer el amor resultaría en mí quedando embarazada. Yo le había explicado cientos de veces como las pastillas anticonceptivas trabajan, pero los Gentry tenían dificultades con la concepción, haciéndolos obsesivos con tener hijos. Dorian afirmó que quería un hijo por el simple hecho de tener uno conmigo, pero la profecía acerca de mi hijo primogénito conquistando la humanidad siempre ha sido atractiva. Obviamente, yo no estaba a favor de esa idea – de ahí el énfasis sobre los anticonceptivos. Dorian había ostensiblemente dejado ir ese sueño por mi bien, pero había días en los que sospechaba que no le importaría la paternidad como un conquistador. Mientras eso fuera, nuestra alianza ya nos hizo peligrosos. Él me amaba, yo estaba segura, pero también anhelaba poder. Nuestros reinos unidos nos pusieron en una buena posición para conquistar a otros, si nosotros elegimos.


Era difícil salir de él, pero no había mucho por hacer. Me retiré al baño, lavando a la vez sexo y batalla fuera de mí. Vida y muerte. La bañera era bastante grande para uno solo, pero Dorian parecía perfectamente feliz mirándome y descansando en el resplandor crepuscular. Fue menos entusiasta sobre mi elección de vestuario. Como reina, tenía un armario lleno de vestidos elaborados, vestidos en los que él amaba verme. Como una chaman humana, yo había además asegurado que este era abastecido con ropas humanas. Él miró a mi jeans y camiseta con consternación.


“Ranelle sería más impresionada con un vestido” – él dijo – “Especialmente uno que muestre tu encantador escote”


Yo rodé mis ojos. Estábamos de vuelta en mi habitación, y me estaba cargando con armas: Joyería encantada y una athame(daga) de hierro, junto con una bolsa conteniendo un arma de fuego, una varita y un athame de plata – “Tu estarías mas impresionado con esto. Y de todos modos, sería un desperdicio ahora”


“No es cierto” – Él se levantó de la cama, aun desnudo, y suavemente me empujó contra la pared, cauteloso de la afilada hoja de la athame – “yo estoy listo de nuevo”

Pude ver que lo estaba, y honestamente, yo probablemente podría haber regresado a la cama también. Ya sea que fuera lujuria o una renuencia a cumplir mis tareas inminentes, era difícil decir.

“Más tarde” – dije frotando un beso contra sus labios

Él me miró con recelo – “Mas tarde significa muchas cosas contigo. Una hora. Un dia”

Sonreí y lo besé otra vez – “No más que un día” – yo reconsideré – “Tal vez dos” – yo me reí de la cara que me gané – “Veré lo que puedo hacer. Ahora ve algo de ropa antes de que la mujeres de por aquí entren en un frenesí”

Él me dirigió una mirada triste – “Me temo que va a suceder con o sin ropa, querida”

Cuando finalmente nosotros logramos una parte, me dirigí hacia la habitación de Ranelle, mi buen humor post-sexo desvaneciéndose. Un poco de aire mágico me dejó solo con el cabello semi-humedo en el momento que llegué. Una vez admitida, la encontré escribiendo una carta en el escritorio de su habitación. Al verme, se levantó de un salto e hizo una reverencia.

“Su Majestad”

Le indiqué a bajar y tomó una silla cercana – “No hay necesidad. Yo solo quería tener una conversación rápida antes de regresar al mundo humano” – su rostro se crispó un poco a esto, pero la formación de embajador se movió rápidamente a su pasado como de extraño ella probablemente encontraba esto. La facilidad con la que salto mundos no era normal para los Gentry – “Lo siento por la espeluznante exhibición esta mañana. Y que no he estado alrededor mucho durante su visita”

“Usted está en guerra, su Majestad. Estas cosas pasan. Además, el rey Dorian ha sido muy hospitalario en su ausencia”

Escondí una sonrisa. Ranelle esta difícilmente en un frenesí, pero estaba claro que Dorian la había encantado, como él lo hizo con tantas mujeres. – “Me alegro, ¿Estaba escribiendo a su Rey?”

Ella asintió con la cabeza – “Quería enviar mi informe de inmediato, aunque me voy hoy mismo”

La magia llenaba el Otro Mundo y a los Gentry, y había algunos entre ellos con el poder de acelerar mensajes. Un tipo de e-mail mágico. Esto permitió a los chismes difundirse rápido, y significaba que su carta regresaría a su patria antes que ella. Miré en el escritorio.

“¿Qué va a decirle?”

Vaciló – “¿Puedo ser franca, su Majestad?”

“Por supuesto” – dije, sonriendo – “Soy humana. Er, mitad humana”

“Me identifico con usted. Yo entiendo su reclamación y sepa que el rey Damos también lo hará.” – Ella fue bordeando cuidadosamente los detalles explícitos de Leith violándome – “Pero trágica como su situación es...bueno, es su situación. No creo que esto sea uno donde nosotros debemos arriesgar la vida de nuestro pueblo para...con su perdón, su Majestad” – dar malas noticias, obviamente la inquietaba. Mi padre conocido honoríficamente como Rey Storm, había sido conocido por su poder y crueldad. Yo no era tan cruel, pero yo había tenido mi porción de shows aterradores de poder también.

“Tomado sin ofensa” – le aseguré – “Pero...si yo también puedo ser franca, su rey está en una situación precaria. Él está envejeciendo. Su poder eventualmente se desvanecerá. Su reino estará abierto para que otros se muevan en el.”

Ranelle estuvo completamente inmóvil. Las tierras del Otro Mundo se comprometían a quienes tienen el poder suficiente para reclamarlas. – “¿Está usted amenazándonos, su Majestad?”

“No, yo no tengo ningún interés en otro reino—especialmente uno tan lejano.” – la distancia era relativa en el Otro Mundo, pero la Tierra Linden tomaba un poco más en llegar a comparación con algunos de los reinos más cercanos a mí, como la Tierra Rowan y la Tierra Oak de Dorian.

“Quizás no,” ella dijo con incertidumbre. – “Pero no es ningún secreto que el rey Dorian ha querido extender su territorio. Por eso él la tomó como su consorte, ¿verdad?”

Ahora yo endurecí – “No, No es eso en absoluto. Ninguno de los dos tenemos interés en tu tierra. Pero sus vecinos -o las personas dentro de la su propia tierra -probablemente lo hacen. Por lo que he oído, a Damos le gustaría que su hija heredara”

Ranelle asintió lentamente. La herencia era por el poder aquí, no por la sangre-pero la mayoría de los monarcas todavía anhelaban la sucesión familiar, si ellos tenían bastante suerte para tener niños en absoluto. Yo le dí a Ranelle una sonrisa de complicidad.

“Su control de la tierra depende de su propio poder, claro. Pero si Damos nos ayudara ahora, nosotros podríamos ciertamente ayudar después contra cualquier… usurpador esperando exigir la Tierra Linden"

El asesinato, la guerra abierta. Los métodos eran menos importantes que mi significado. Ranelle permaneció en silencio, sin duda girando sobre esto en su mente. ¿Podría una promesa como esa valer la pena comprometiendo a sus ejércitos? Incierto. Pero esto ciertamente merecía la pena llevar a su rey.

"Y" yo agregué casualmente, cambiándonos de ese tema peligroso – “yo estaría contenta de negociar acuerdos comerciales muy favorables con su rey ".

Por lo que me refería a que mi personal lo negociaría. Odiaba la economía y la política de comercio. Pero, mi reino se había vuelto literal y figuradamente una mercancía caliente. Mí formándolo en la imagen de Arizona había creado condiciones ásperas -pero también había traído toneladas de depósitos cobrizos. El Cobre era el metal principal en un mundo que no podía trabajar con hierro.

Ranelle asintió de nuevo. – “Yo entiendo. Voy a llevar esto a su atención”.

“Bueno " – me levanté de mi silla. – “Yo lo siento yo me tengo que ir ahora, pero definitivamente permita a cualquiera de aquí saber si usted necesita cualquier otra cosa. Y envíe mis saludos a Damos"

Ranelle me dijo que lo haría, y la dejé, sintiéndome bastante satisfecha conmigo misma. Detestaba éstos tipos de charlas diplomáticas casi tanto como las económicas, principalmente porque yo no pensaba que yo era muy hábil. Pero este había ido bien, y aun si la Tierra Linden no se nos unía, yo estaba segura que Dorian tenía razón: ellos no lucharían contra nosotros tampoco.

Yo estaba caminando hacia la salida del castillo, pensando regresar a la puerta más cercana de vuelta al mundo humano, cuando yo pasé un cierto vestíbulo. Yo dudé, mirando fijamente abajo mientras yo emprendía una guerra mental. Entonces, haciendo muecas, yo alteré mi destino y giré la esquina. El cuarto que yo buscaba era fácil de encontrar porque dos guardias estaban de pie fuera de él. Ambos eran soldados de Dorian, escogidos porque si cualquiera fuera a engendrar al heredero del legado del Rey Storm, ellos querían que sea su propio señor. Y todos sabían que yo era la madre que él quería, no la ocupante del cuarto.

Uno de los guardias golpeó y entonces abrió la puerta un poco. – “La reina está aquí”

Yo no necesitaba el permiso para entrar en cualquier habitación en mi propio castillo pero todavía esperé por una respuesta. "Entre”

Yo entré y encontré a Jasmine sentada con las piernas cruzadas en su cama, intentando algún tipo de bordado. Viéndome, ella lo echó irritablemente a un lado – “Ésta es en la vida la cosa más estúpida. Ojalá los brillantes tuvieran cosas más divertidas para hacer. Me gustaría poder ir de paseo a caballo”.

Esta última parte la habló con un tono inteligente, y yo lo ignoré. Jasmine estaba bajo arresto domiciliario, y yo no iba a permitir una actividad que podría dejarla escapar de sus guardias. Yo recogí el terciopelo verde que ella había estado trabajando y estudié sus puntadas.

“¿Pez dorado?” – pregunté

“¡Narcisos!” – ella exclamó.

Me apresuré a colocarlo abajo. En realidad, considerado las cadenas de hierro sueltas que ella llevaba en sus muñecas para impedir el uso mágico, era impresionante que ella pudiera coser en absoluto.

"Yo estoy regresando a Tucson, " – dije – “Yo quería saber cómo estabas".

Ella se encogió de hombros. "Yo estoy bien"

A pesar de su corta edad, Jasmine había querido- y todavía quería, yo sospechaba, ser la madre del heredero del Rey Storm. La profecía no había sido específica. Simplemente decía que el primer hijo de su hija sería el conquistador. Eso hizo esto una carrera entre las dos – excepto que yo no estaba jugando. Su estancia forzada aquí aseguró que ella no lo era. Ella me había odiado inicialmente por esto pero se había vuelto más civilizada después de que la guerra empezó. Ella consideró las acciones de Leith un insulto a nuestra familia. Era una lógica rara, pero viendo como había detenido sus berrinches, yo le dí la bienvenida.

" ¿Tu…necesitas algo?” – yo pregunté. Una pregunta estúpida para preguntar a alguien que quería la libertad.

Ella apuntó al iPod que estaba alado de ella. – “Es necesario cargar de nuevo” – Eso siempre necesitaba cargarse. Aparte de la duración normal de la batería, el Otro Mundo interfería con la electrónica – “Libros o revistas o algo así. Mataría por una TV".

Yo sonreí. Eso estaba fuera de mi alcance – “A veces yo también cuando estoy aquí"

“¿Cómo te fue con esa señora Linden? ¿Va a ayudarnos golpear a Katrice?” – El rostro abatido de Jasmine estaba feroz de repente. Ella tenía poderes similares a los míos, y aunque no tan fuertes, ellos todavía podrían causar mucho daño. Si yo la dejaría suelta, Jasmine probablemente marcharía derecho hacia la Tierra Rowan e intentaría derrumbar el castillo.

"Yo no sé. Yo no estoy poniendo mis esperanzas”

Los ojos grises de Jasmine se volvieron calculadores, haciéndole parecer más sabio que sus quince años deben capaces de ser – “Mientras tú y Dorian permanezcan juntos, tu eres el badasses(malo) por aquí – especialmente tu" – Sorprendentemente, no había ninguna mofa cuando ella dijo esto – “Pero tienes que asegurarte que Maiwenn no se una a Katrice. Tu sabes que ella está pensando sobre esto"

Sí, a pesar de su mala e infantil actitud, Jasmine era inteligente – “Tú tienes razón," – dije – “Pero el pensamiento y el hacer son dos cosas diferentes. Tú mismo lo dijiste: Dorian y yo somos los badasses. No creo que ella vaya a querer meterse con nosotros".

Había algo cómodo sobre poder tener una discusión con alguien que no usaba la construcción formal del lenguaje Gentry.

"Probablemente no. Pero ella tiene miedo a muerte de ti teniendo al heredero de nuestro padre” – Jasmine me miró cuidadosamente – “No has cambiado de idea ¿verdad? Tu y Dorian ciertamente lo hacen bastante”

“Eso no es tu asunto," – dije, preguntándome si ese sirviente ya había hablado sobre lo que ella había visto en la cama.

“Dile eso a Dorian. Él presume sobre eso todo el tiempo”.

Gemí, a sabiendas de que era verdad – “Bueno, a pesar de todo, yo no voy a tener hijos en cualquier momento pronto”

"Tú debes" – Jasmine dijo – “O permíteme. Katrice totalmente dará marcha atrás”

"Y entonces Maiwenn realmente vendría detrás de nosotros " – Maiwenn gobernó la Tierra Willow y estaba muy en contra que la profecía del Rey Storm se haga realidad. Ella también tenía unas otras razones para no agradarle mi alianza con Dorian – o más bien, sus socios lo hacían.

" Sí,” – dijo Jasmine – “Pero tu todavía podrías patear su culo".

Me levanté y recogí el iPod, poniéndolo en mi bolso – “Vamos a pegar una patada al trasero a la vez”

Un silencio incómodo cayó. Cómo de extraño era que nosotros acabábamos de tener una conversación civilizada. Yo había crecido como única hija, a veces deseando tener una hermana. El que yo haya terminado apenas era lo que yo había esperado, pero quizá yo debía agradecer incluso esto.

"Bien, " – yo dije por fin – “Te veré pronto".

Ella asintió con la cabeza y recogió el terciopelo, frunciendo el ceño a él como si le hubiera dado una ofensa personal. Estaba casi en la puerta de repente dijo, - “¿Eugenia?”

Miré hacia atrás – “¿Sí?”

“¿Me traerías algunos Twinkies?”

Yo sonreí – “Claro ". 

 Ella no levantó la vista de su bordado, pero yo estaba casi segura de que ella también sonrió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Me dejas un comentario? ¡tu opinión es realmente importante!