sábado, 28 de mayo de 2011

Proyecto personal (aun sin título)

CAPITULO 2

-Quédate aquí...- dijo sin regresar a ver

Él se alejo saliendo del callejón y la ansiedad comenzó en mí, no sabía qué era lo que nos estaba persiguiendo pero era algo maligno.

Cuando ya no lo vi, los sonidos de golpes y gruñidos comenzaron en la calle,  él estaba solo contra muchos según parecía.

No podía hacer nada, lo único que iba a hacer era estorbar si salía del callejón y talvez terminaría muerta.

Los ruidos continuaron muy fuertes, quería saber que era lo que pasaba, aunque no debería tener mucha esperanza, talvez él perdería y nosotras quedaríamos a merced de lo que estaba en la calle.

Un momento después los ruidos cesaron, caminé por el callejón en dirección a la calle preparándome sicológicamente para esperar lo peor, pero cuando llegue a la calle no había nada, todo estaba limpio y despejado, solo estaba él en medio de la calle.

Me iba acercando lentamente cuando algo me golpeó fuertemente tirándome contra la pared pero no perdí la conciencia, en cambio lo vi, era una criatura realmente espantosa que caminaba lentamente hacia mí con algo en la mano que parecía un bate de beisbol lleno de púas.

Era deforme, parecía que estaba con vendajes sucios, sus extremidades estaban totalmente fuera de lugar, su cabeza parecía estar unida a sus hombros sin un cuello que la sostenga, tenía dos cavidades negras en su rostro que parecían ser sus ojos, y su boca mostraba unos colmillos manchados con sangre, y de él salió un rugido que me erizó toda la piel.

Me prepare para sentir el golpe de esa cosa que tenía en su mano, pero mientras la criatura estaba pendiente de mi, recibió un golpe que lo empujo contra la pared del otro lado de la calle, me levante rápidamente tratando de olvidarme de los golpes que sentía.

-Te dije que te quedaras en el callejón...- dijo dándome una mano para poder estabilizarme.

Una vez en pie, él se dirigió hacia la criatura, sacó un arma de su cinturón y comenzó a disparar, la criatura comenzó a moverse tan rápido que apenas era perceptible a mi vista pero él parecía verle.

La criatura gruño con un sonido ensordecedor mostrando sus colmillos y comenzó a batir su arma tratando de golpearlo, pero él se movía tan rápido que lo esquivaba con gran habilidad; después de unos minutos en esa danza mortal, de una patada lo golpeó tirándolo al piso, sacó un puñal dirigiéndolo directamente al corazón de la criatura y  al instante se desvaneció como si hubiera sido incinerado.

************** 



-Un athiktos- dijo, respondiendo a mi duda de que era lo que me atacó mientras me ayudaba a caminar en dirección al callejón.

-¿athiktos?...- respondí confundida

- Un intocable...Es una criatura del infierno, enviado para cazar a los de mi especie

- ¿tu especie?- pregunte mas confundida que antes, me había dado cuenta que una persona normal no podía moverse a tal velocidad ni tampoco tener tanta fuerza, pero... ¿Otra especie?

-Vampiros- respondió en voz baja

- ¿vampiros?...de los que beben sangre, no salen a la luz del sol, viven en ataúdes y todo eso- dije sorprendida y tratando de mantener mi voz lo más neutral posible, tratando de no parecer asustada.

Pude escuchar una leve sonrisa y ver como se le formaba en el rostro – Ustedes nos llaman vampiros, aunque no lo somos,... somos diferentes de los verdaderos vampiros... ¿tienes miedo?- pregunto volviendo su rostro hacia mí.

-No... ¿Debería tenerlo?- pues era verdad no le tenía miedo, él me había salvado la vida, y quitando ese pequeño detalle de lo que era, me sentía segura con él, a mas de atraída.

-No... Pero me sorprende que no me tengas miedo, la mayoría saldría gritando y pateando para que la suelte y no la toque- dijo mientras me ayudaba a apoyarme contra la pared.

Luego me vio a la cara y nuestras miradas se mantuvieron fijas, me tenia acorralada, estaba entre él y la pared, si tratara de hacerme algo no tendría escapatoria, pero algo me decía que no tenía que tener miedo.

- Pues que tontas las que hagan eso- le dije mirándo a esos profundos ojos azules y sonriendo un poco, él me devolvió la sonrisa.

- tenemos que irnos- dijo apartando la mirada y dirigiéndose a recoger a Alison.

- ¿Cuál es tu nombre?- pregunte mientras lo miraba como ponía a Alison en su hombro con mucho cuidado.

Me pregunte también si de verdad solo estaba inconsciente, por que ya era demasiado tiempo y no había despertado.

- No necesitas saberlo, de todas formas cuando todo esto termine no recordaras nada- dijo mientras pasaba frente a mi, con toda la fuerza que me quedaba y cojeando lo seguí.

- ¿Que no recordare nada?...claro como si olvidar a esa criatura y el hecho de que tengo un tobillo lesionado al igual que mi brazo, se pudiera olvidar fácilmente

- No te preocupes por eso, lo arreglaremos- continuaba caminando pero despacio para no dejarme atrás.

- lo arreglaran...arreglaran mis golpes y moretones- tratando de sonar mas como incrédula, que enfadada.

- no... Claro que no, eso no podemos hacer...pero tendrás otros recuerdos que expliquen cómo te los hiciste

-¡Que!- grité con fuerza deteniéndome por completo

Al ver que no seguía caminando, él se dio la vuelta y me miro, yo estaba furiosa, con los puños apretados, no podía creer que me iban a hacer eso... lavarme el cerebro, ¡era un ultraje!

Él dio un paso hacia mi - vamos, tenemos que irnos...mira yo sé que es terrible, pero  mejor así, no podemos arriesgarnos a que sepas sobre nosotros, puede causarte no se...un trauma o algo así, y estarías en peligro - me lo dijo en un tono como si estuviera tratando con una niña

-Un trauma...- comencé a reírme nerviosamente pero era por la furia que sentía.
Como rayos me iba a causar un trauma, me sentía bien, ni siquiera tenía miedo.

-Yo sé que es difícil de entender, pero créeme es lo mejor

-¡Lo mejor!- grité nuevamente, el se dio la vuelta para ver si alguien nos estaba escuchando y con una mano me hizo un gesto de silencio

- lo mejor- dije bajando la voz - tú no sabes lo que es mejor para mí. Esas cosas nos estaban persiguiendo, y tú crees que lo mejor es olvidarme de todo y exponerme a que me tome por sorpresa una segunda vez y que ahí si me dé un trauma. Debe ser una broma

Le di la espalda tratando de tranquilizarme, estaba tan furiosa que no sabía de lo que era capaz, aunque no tenia oportunidad con un vampiro o lo que sea que fuese.

El silencio nos envolvió, me di la vuelta al no escuchar respuesta y lo vi detrás de mí con una cara pensativa.

-¿Qué pasa?

- me pregunto porque...- comenzó a decir, pero luego paró mirándome como si estuviera estudiándome.

-¿Qué?

- Nada- dijo pero en su rostro la preocupación comenzaba a fluir

- ¿Nada?, tu rostro me está diciendo mucho- él se dio la vuelta sin responder. Camine alrededor de él y me pare enfrente. – ¿En qué piensas, que pasa? ¡Dímelo! - exigí

Me miro nuevamente y nuestros ojos se encontraron, pero en su mirada estaba la duda de algo que yo no sabia

- No me explico, por que las estaban persiguiendo- dijo con resignación

- ¿que por qué?...pues es fácil, son criaturas del infierno como tu dijiste, son malignas

- No entiendes...esas cosas, nos cazan a nosotros, los de mi especie, no a humanos... nunca a humanos, pero hoy no nos estaban persiguiendo a nosotros sino a ustedes, cuando yo llegue esas cosas las habían golpeado y...- se quedo callado, en un momento lo vi cansado, pero no dejaba de estudiarme.

- y?...no te detengas...yo no recuerdo lo que pasó, solo recuerdo el momento en el que estabas frente a nosotras...que paso antes de eso- pregunté, pero la verdad me daba miedo lo que podría responder

Suspiró, tenía el rostro preocupado, como si no quisiera decírmelo, pero como que sabía que no lo iba a olvidar

- te estaban cargando para llevarte con ellos. No te querían matar, te querían... a ti... viva.
________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Me dejas un comentario? ¡tu opinión es realmente importante!