martes, 3 de septiembre de 2013

La historia de mi vida - 3


Han pensado algunas veces, que hay momentos en la vida que se repiten otra vez?.. ahora sola en mi habitación, lo único que puedo pensar es en aquella vez que perdí mi oportunidad de estar con un chico que merecía una oportunidad para estar conmigo, mi mejor amigo, el ángel que me sacó de una oscuridad profunda que existía en mi vida y que siempre le estaré agradecida por eso, aunque él no lo sepa, ¿y porque perdí la oportunidad de estar con él?...pues por mi simple y gran estupidez...

**************
Fiestas de la ciudad, bastante gente se encuentra en la calle, mi mejor amigo me ha llamado para encontrarnos y poder devolverle una calculadora... en mi barrio no tengo amigos, o bueno... los tenia, pero no los frecuentaba mucho y ahora que estoy en la universidad, pues casi ya no los veo, por lo que en la noche saldré a dar una vuelta con mis papás.

A mi mejor amigo lo conocí antes de entrar a la universidad, su nombre es Jairo, un chico casi de mi estatura,  creo que 1.65m, muy lindo en realidad, tiene el cabello castaño oscuro un poco ondulado y corto... él fue como una luz en tanta oscuridad que existía a mi alrededor.

Antes de conocerlo yo era una persona fría, alejada del mundo, casi no reía, no confiaba en las personas que estaban junto a mi, para mi solo existía mi casa y el colegio, y todos eran unos extraños, pero todo eso cambió cuando lo conocí.

Él me enseñó a reír, a ser la persona carismática que soy ahora, alguien que llega a confiar en las personas que se lo merecen, y a tener amigos, amigos de verdad...él es mi primer amigo verdadero, es un ángel en mi vida.

Al bajar del bus lo veo, esta con su mochila ya que esta tomando el curso propedéutico para poder entrar a la universidad, a mi misma facultad, ya es un año que lo conocí y mis sentimientos por él siguen siendo los mismo, aunque siento que nos hemos acercado más.

Al acercarme a él, voy casi corriendo, me lanzo en sus brazos como muchas veces lo he hecho, estoy realmente feliz de verlo, en días anteriores el me había ido a ver a la facultad y habíamos intercambiado fotos, habíamos hablado un poco, pero lo que realmente me sorprendió fue como Diego llamaba mi atención con chistes o comentarios cuando estaba hablando con Jairo, por un momento pensé que él... pero que pienso, Diego no estaba celoso o ¿si?.

- Que lindo verte - Jairo me tiene abrazada y me da un beso en la mejilla, nos soltamos y yo le muestro su calculadora.

-Toma, gracias por prestármela - Jairo la toma de mi mano - Vamos, crucemos la calle para que me pueda ir a mi casa que me están esperando mis papás.

-¿Que? ¿ así tan rápido? todo el camino que tuve que atravesar para poder verte y ¿tu ya te vas?- me dice sonriendo, me gusta mucho, él es muy lindo, me pregunto que quiere hablar conmigo, las pasadas noches me había escrito diciéndome que tenia algo que decirme pero que no lo quería decir por teléfono, y me había insistido para poder vernos.

-Esta bien, tengo ganas de helado, vamos a la que esta al otro lado de la calle, pasando el parque.

-Eso me parece mejor - me mira y me toma de la mano para cruzar la calle.

Nos paramos a la mitad para poder cruzar al otro lado, mientras tanto le topo el cabello que tiene por la oreja.

-Diego- me detengo de topar su cabello, él también se dió cuenta de lo que he dicho, pero ninguno de los dos dice algo...!me quiero morir¡
Alejo mi mano, y no puedo creer lo que salió de mi estúpida boca, no se que rayos me pasó.

-Perdón, perdón, perdón, perdón- lo miro y él vuelve su cabeza hacia mi, mi cara con una expresión de horror, la de él una de incredulidad, no se si esta enojado, sorprendido, no se... lo que si sé es que tengo ganas de llorar...!que estúpida que soy¡

Cruzamos la calle en silencio, un silencio cada ve mas ensordecedor. No puedo mirarlo a la cara, me avergüenzo de lo que dije. 
¿Como era posible que esa palabra salió de mi boca?, lo único que quiero es meterme debajo de la tierra y nunca salir.

- Lo siento, de verdad, perdón... yo... no se, lo siento - digo una vez mas, la incomodidad reinando entre los dos.

- ¿Por qué? - dice después de un momento y sonríe - No pasa nada

- Es que no se lo que paso, de verdad. Perdón, perdón, perdón.

El se ríe y pone un brazo sobre mis hombros- Ya dije que no pasa nada, deja de disculparte, ademas ¿porque lo haces?

- No se, yo... de verdad... lo siento... nunca me ha pasado eso. Perdón

- Ya deja de disculparte - dice y me abraza - vamos por el helado

Sonrío y él me devuelve la sonrisa. Me siento una estúpida  por llamarlo como él. !Rayos¡ no se ni quiero saber lo que piensa en este momento. 

- Sabes - dice y yo vuelvo a repetirme que no quiero saber lo que piensa. Me sonríe para tranquilizarme - Ahora cada vez que hagas lo mismo dirás su nombre - y se ríe

- Eso no me tranquiliza - digo molesta, me alejo de su abrazo y continúo caminando

- ¿Quien es Diego? - pregunta al alcanzarme.

- Es solo un amigo de la facu.

- Mmm ... ¿solo un amigo?

- Si - llegamos a la heladería y me deja elegir lo que yo quiera. Diciendo que él invita. 
Pido un sundae grande con varios aderezos y él un capuchino helado. Encontramos una mesa y empiezo a comer mi helado.

- Lily - dice en voz baja - mírame.

- Mmm? 

Me mira por lo que parece horas, escribe algo en su celular y me lo da.

"Te quiero mucho" dice en la pantalla. Y mi corazón da un salto. Pero no... no es posible... lo dice como amigo ¿verdad?. !Dios estoy confundida¡ 

Lo miro y decido. Si, lo dice como amigo.

- Ohhh, que lindo, yo también te quiero - y le sonrío de forma amistosa, aunque dentro de mi quisiera que fuera algo mas que solo un amigo a pesar del error que cometí antes.

Me sonríe de vuelta y toma su celular. Por un momento veo algo extraño en su mirada, pero es solo un segundo que no puedo estar segura. ¿Lo dijo como amigo?... Si, es imposible que lo haya dicho de otra forma... O, ¿no?

Terminamos en silencio, dando un poco a cada uno el helado del otro. Bueno el me da su capuchino helado y yo le doy helado.

Salimos de la heladería y me abraza. Me siento nerviosa y me alejo de su abrazo.

- ¿Que pasa? ¿No puedo abrazarte? - me coge de la cintura y me abraza por detrás.

- No... no es eso - digo con voz nerviosa - solo que ya me tengo que ir. Mira ahí va mi bus - me vuelvo a soltar de su abrazo y camino rápidamente.

 No se lo que me pasa. yo quiero algo con él, pero tengo miedo que esto no sea mas que solo amistad. Debe ser solo amistad y yo me estoy confundiendo. Se acerca rápidamente por detrás y me abraza otra vez.

- No te vayas - dice en mi oído. Me rió nerviosamente

- Me tengo que ir. Mis papás me están esperando.

Estoy segura que cualquiera que nos estuviera viendo pensaría que algo pasa entre los dos. Pero yo estoy segura que solo lo hace como un amigo. No me puedo ilusionar, no puedo hacerlo.

- No te voy a dejar ir - y me abraza fuertemente. 

Me gira y con una mano acaricia mi mejilla mientras la otra esta fuertemente agarrada a mi cintura. Es solo un amigo, un amigo. Lo hace como amigo, me vuelvo a repetir mentalmente. Le sonrío y me alejo de sus brazos. Y me voy corriendo. Mi bus esta en la parada. 

- Me voy - le grito mientras me acerco al bus. Regreso a ver y el esta detrás de mi. Le doy un beso en la mejilla y me subo al bus. Mientras siento como trata por ultima vez no dejarme ir agarrando ligeramente mi chompa. Pero yo ya estoy arriba así que me suelta y el bus empieza a andar. Sin saber que esa era mi ultima oportunidad con él.

Deje de verlo por algún tiempo. 3 meses después me lo encuentro y me dice que tiene novia. Según la fecha  están desde el fin de semana después de que huí de él.

Siempre me digo que las cosas pasan por algo. Fue mi error, yo sabia que con él podría ser feliz. Ahora que estoy recordando esos momentos, entiendo que tuve miedo, sentí que él se acercaba y yo solo huí. 

Si tan solo no hubiera hecho eso. ¿Que sería de mi vida ahora? ¿Estaría aun con él? ¿Seria yo quien hubiera tenido un bebe con él?. No, tal vez no. Con todas mis inseguridades tal vez hubiera huido. Como lo hice una vez y mi novio me duró 2 días. Jairo ahora es feliz, lo se muy bien, sigue con la misma chica y tienen un bebé muy lindo. 

Tal vez no era mi momento y se que en algún punto de mi vida me encontraré con aquella persona que derrumbe todos mis muros y quite todas mis inseguridades. Las cosas pasan por algo, me repito constantemente.  Mi frase y mi mantra en la vida. Seguiré repitiéndomelo cada vez que cometa el mismo error, por que se seguirá repitiendo, pero cuando llegue el momento y este lista las cosas se darán. Cuando tenga que ser, será.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Me dejas un comentario? ¡tu opinión es realmente importante!